Retomando la calceta: Parte 2

12 de noviembre de 2018
Aquí ando de nuevo, para hablarles de mis progresos con el curso de Lucía. Retomé las agujas circulares tejiendo un cuello, y con este chal subimos un pelín el nivel de dificultad.

Pero con las explicaciones , los vídeos, y la lana, que me tenía absolutamente enamorada, en un momentín lo tuve listo. Y es que es muy sencillo de tejer. 

¿A que queda resultón? Desde luego, señorita Llama está encantada con él...


Srta. Llama la mar de a gusto con MI chal. 

Como los extremos se curvaban y, maniática como es una, los quería bien rectos, aunque quedó bastante aparente, decidí bloquearlo y así de paso curtirme un pizco con la técnica. ¡Ups! Podría haber hecho una fotillo del "antes", para que notaran la diferencia. Me lo apunto para futuros bloqueos.


Ésta es la cara que se te queda cuando tienes una trifulca con srta. Llama, porque se niega a soltar el chal 😵.

Ejem... Se nota que no ando yo muy puesta en el maravilloso arte de llevar chales, porque vamos, con él en las manos parecía que me iba a poner a torear de un momento a otro. Media vida para ponérmelo de forma aceptable.


¡Aquí torooo, aquí!  🙈
He disfrutado mogollón tejiéndolo (esto es un gran logro, ya que antes “tejer” era sinónimo de “estrés” para mí) y lo más importante, noto evolución, pues ahora, al tejer más relajado lo hago bastante más flojito. Y déjenme decirles que así es muchísimo más sencillo tejer.

La próxima semana espero poder enseñarles el siguiente proyecto... ¡Un gorro! ¡Tengan una semana estupenda!

P.D. Sigo sin poder tejer mientras veo la tele, pero no pierdo la esperanza.


- Patrón: Chal Ola de Lucía Ruiz de Aguirre, de su “Taller de Calceta Nivel Cero Patatero”
- Lanas: Drops Big Delight
- Agujas circulares de 7 mm
- Proyecto en Ravelry

6 valientes

  1. ¿Y quién quiere tejer mientras ve la tele cuando puede torear llamas con chales y mucho glamour? Ah, no, que no iba de eso la cosa... Estoy muy orgullosa de ver tus progresos, dentro de poco las dos agujas serán no tendrán ningún secreto para ti. En cuanto al arte de llevar los chales con gracia el truco consiste en no mirarse al espejo y ponértelos como tú te sientas más cómoda. Ya sabes: ande yo caliente... ;-)
    Estoy deseando ver el gorro en la siguiente entrega. ¡Muaaacs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Alhana! Con razón no atinaba a ponérmelo. ¡Si es que me empeñaba en hacerlo delante del espejo! Queda anotado, y mañana mismo lo pongo en práctica. ¡Espejos no, gracias! 😜😜😜 Estoy a años luz de descubrir todos los secretos tejeriles, así que tengo entretenimiento para rato, jijiji. Un besazo too canarión.

      Eliminar
  2. Precioso, precioso y precioso y la lana me encanta, has hecho un trabajo excelente. BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Arish! Esa lana hace que luzca mucho. Se ha quedado con una caída estupenda, y así da gusto llevarlo. ¡Increíble, con las dimensiones que tiene! Un besote.

      Eliminar
  3. Jajaja, me ha encantado lo de la pose torera (yo hago algo parecido)
    Pues no parece un chal de principiante, tiene una bonita forma y el punto está muy igualito todo el.
    Además he visto que has experimentado con técnicas como el cierre invisible en el cuello....pronto serás una experta tejedora.
    Qué disfrutes de tu chal.
    Unos colores preciosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Gema! La pose torera la vamos a poner de moda nosotras. ¡Ya verás! Los colores me vuelven loca ❤️❤️❤️. Además, la casualidad que el verde es el color que más se ve en el chal, y es sin duda el que más me gusta, así que la secuencia fue perfecta para mí. Me gusta cuidar los detalles, y que se vea lo más estético posible, así que cuando vi ese cierre flipé en colorinchis, y por supuesto lo tuve que aplicar 🤣🤣🤣. Un besazo.

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión. Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!