15 de noviembre de 2017
Tres no es multitud

Tres no es multitud

Romero, Estragón y Tomillo son amigos desde hace muuuucho tiempo. Más concretamente, desde que Tomillo salió de su cascarón y empezó a mover el pico insistentemente, pidiendo comida. Romero y Estragón andaban por la zona, y no pudieron ignorar su insistente llamada.

Ese día marcaría sus vidas para siempre...


Si es que ya se ve, que son grandes colegas.

Romero Ratón es amante del  buen queso, el buen libro... y el ajedrez. Aspira a convertirse en el campeón del mundo de ajedrez, así que, aunque sabe que sus amigos no comparten su pasión, él se hace el sueco, porque... ¿quién mejor que ellos, para practicar?

Es el intelectual del grupo, y también el Pepito Grillo. Cuando hay disputas, él siempre es la voz de la razón. Leal e incondicional, da unos consejos buenísimos. 


¡Shhhhh! No me desconcentren, que estoy a punto de dar el jaque mate.

Estragón Conejo es el extrovertido, el juerguista... y hace todo lo posible para escaquearse de jugar al ajedrez. ¡Con la de cosas interesantes que hay por hacer! Pero de vez en cuando se sacrifica, y le concede el capricho a Romero, porque... ¡así es la amistad!

Le encanta corretear por los campos a altas horas de la noche, y romántico como es, sueña con encontrar a su media naranja a esas horas intempestivas. Dice que eso sería "el destino".


¡Fiesta, fiesta, fiestaaaa!

Tomillo Pato es el benjamín. Es el más curioso y confiado. No ha vivido tanto como los demás, así que todavía son muchas cosas las que lo sorprenden. Para él los grandes placeres de la vida son comer y dormir.

Tal vez demasiado travieso para su propio bien, más de una vez han tenido que ir sus amigos al rescate (según él, son demasiado protectores). Y es que... ¿cómo iba a saber que ese hombre con escopeta no venía con buenas intenciones?


¡Siempre tengo hambre! No me juzquen, que todavía estoy creciendo...


Estos amiguitos son muy fáciles de tejer, y se emplea el mismo patrón de cuerpo y patas para los tres, aunque no lo parezca...

Y es que Tomillo Pato me salió algo más pequeñajo que los otros dos. Esto se debe a que fue el primero que tejí, hace casi un año, y tal parece que ahora aprieto menos el punto.

- Patrones: "Romero Ratón", "Estragón Conejo" y "Tomillo Pato" del libro "El Mundo de Pica Pau".
- Hilos: Drops Safran y Drops Loves you 7.
- Aguja: 3 mm
- Ojos de seguridad: 6 mm
- Nivel: Básico


Estragón: "Chicos, ¿qué tal si vamos a tomarnos unas cervecitas? Y luego... ¡bailoteo!"
Romero: "Ya sabes que no me gusta nada como afecta el alcohol a las funciones cerebrales."
Tomillo: "¡No seas aguafiestas! Podemos ir a esa tasca, la que tiene 20 variedades de quesos..."
Romero: "Bueno. Por no ser aguafiestas. Lo del queso no ha tenido nada que ver."
Tomillo: "... y ya que estamos pedimos unos choricitos, y papas arrugadas, y aceitunas, y, y ..."
Estragón: "Tú siempre pensando en comer. ¡Uf!"

Y así, tan felices, se van ellos a vivir nuevas aventuras.
9 de noviembre de 2017
Los mundos de Archie

Los mundos de Archie

"Se acerca ya, 
con nosotros viene a jugar.
Vamos todos con él, 
es la hora de imaginar.

Sus amigos dejó, 
en un mundo perdido y lejano.
A la Tierra vendrá, 
y en el pueblo contento se quedará, se quedará, se quedaráaaaaaa.

Se acerca ya, 
con nosotros viene a jugar.
Vamos todos con él, 
es la hora de imaginar...

¿Quién es él? ¿Dónde está?
Bajará de una nave pequeña y veloz.

Los mundos de Archieeeeeeee,
los mundos de Archieeeeeeeee,
los mundos de Archie, Archie, Archieeeeeeeeee."


Con esa pedazo sonrisa está clarísimo que él en la Tierra está en su salsa.

¡Vale! Al final les he encasquetado la canción de "Los Mundos de Yupi" pelín tuneada, pero es que no podía dejar de canturrearla 😜.

Allá por diciembre del año pasado, Archie fue adoptado por una familia terrícola, y según tengo entendido, está encantado en su hogar adoptivo.


Tan orgulloso de su camiseta... ¡En ella aparecen sus amigos Angus, Dix, Fergus y Crypt!

Pensaba que le había dedicado una entrada en el blog, pero ordenándolo un pizco, me di cuenta que no, así que casi un año después (ejem)... ¡aquí va!

Debo confesar que no me llama especialmente coser muñecos. Ni bolsos, estuches, carteras, cojines, cortinas... ¡Vale! Lo cierto es que a mí lo que me gusta es coser ropa, y cuando me sacas de ahí, pues suelo escaquearme😅.

Aún así, guardo tutoriales y compro libros con este tipo de costuras, pensando que me pueden resultar útiles de cara a coser regalitos, que a veces acertar con tallas es complicado. Y con uno de esos libros (al final de la entrada les pongo el título) fue que cosí a Archie.


Le gusta dormir boca abajo, porque sabe que si no, ronca mucho 🙊.

Las explicaciones se entienden muy bien, con nivel de dificultad para principiantes.  Los patrones de todos los muñecos vienen a escala real, cosa que es de agradecer.

Algo que quizás hubiera hecho de forma diferente a las indicaciones del libro sería cómo coser los ojos.

Una vez Archie está totalmente cosido, sus ojos se bordan con punto festón, y yo, en lo que se refiere a costuras a mano... soy muy fan de evitarlas.

Así que si fuera a repetir, lo que haría sería marcar la posición de los ojos en la pieza delantera y los cosería con la máquina, antes de unir piezas, y darles la vuelta.

Lo que no sé es si al hacerlo así, sería muy complicado darles esa vuelta, porque quedarían más abultadas, así que dejaría una buena abertura, para evitar problemas.


¿A qué parecía que sería más regordete?

Mmm... Creo que tendré que hacerle una visita en breve, porque ha dejado caer que estas Navidades las pasará en su planeta. ¡Anotado en mi agenda!

Patrón: El alienígena Archie, del libro "Muñecos Fantásticos de Tela".
Telas: Tienda física (ahora mismo no recuerdo cuál, pero si se me enciende la bombilla, editaré).