SLIDER

17 de febrero de 2020
El chal más grande del mundo

El chal más grande del mundo

¡Que sí! ¡Que soy una exageradita! Pero de verdad que así lo sentí cuando me lo enrosqué al cuerpo. Yo, que no estoy nada acostumbrada a llevar chales. Yo, que mi forma elegante de usarlos es alrededor del cuello.

La verdad es que el chal del patrón original no queda tan grandote. Lo que pasa es que yo usé lana más gordita (Malabrigo Mechita), aguja adecuada a esa lana (unos números más altos que la recomendada) y le hice un bloqueo... ¿cómo llamarlo? ¿Agresivo?

Dispara rápido que se me cansan los brazos 🙈.
Para rematar la jugada dejé los puntos de los extremos bastante flojitos, así que aquello parecía chicle al bloquear: "estira que te estira" (creo que  la lana empleada también influyó, que tal parece que la Mechita tiene bastante elasticidad).

Tanto estiré que el chal del patrón original tiene forma de croissant en los extremos (triangular creciente para las entendidas XD) mientras que el mío quedó triangular, a secas. ¡Ups!

No te muevas ni un milímetro para que se vea bonito. Pero eso sí, sé natural (ejem).
Ahora sí... Grande como es (y triangular perdido, jijiji) es un gustazo andar con él. Como si estuviera envuelta en una nube de lo suave que se siente. Y además abriga lo justito para no achicharrarme pues lleva hilo finito (fingering). ¿Qué más se puede pedir?

Teresa (su diseñadora) pidió tésters por Instagram y por supuesto me faltó tiempo para ofrecerme porque fue amor a primera vista con él.


No es oro todo lo que reluce. Se me ve con el chal todo bien puesto pero menudo lío armé colocándomelo...

Manipularlo sin arrastrarlo por el suelo fue tooooda una odisea. Y la integridad física de los próximos a mí peligraba porque en el gesto de colocármelo lo mismo podía sacarle un ojo a alguien a más de un metro de distancia. ¡Se siente!

Encima fui víctima de una obsesión: ¡Que se vieran bien los picos! Según mi fotógrafa ése era mi mantra: "¡Picos, picos, picos!"

¿Picos, picos, picos?
A pesar de lo resultón que es lo cierto es que no es nada complicado de tejer. Si no han cogido nunca unas agujas quizás sea una toma de contacto algo brusca, pero si ya conocen los conceptos básicos no tendrán ningún problema con él.


Las secciones de calados fueron muy entretenidas y tal vez lo que exigió mayor concentración, pero una vez cogí la secuencia ya pude tejer en automático.


Eso sí, un truco en la sección de calados para no despistarme fue poner marcadores en cada secuencia. Así si me equivocaba (es lo que tiene tejer mientras ves Netflix) localizaba enseguida dónde estaba el error.


Después de una sesión intensiva de fotos lo suyo era estirar un pizco las piernas y "volar como Superman". ¡La capa ya la tenía!

¡Mira cómo vueloooo! XD
Elegí estos colores y según iba tejiendo pensaba: "Me recuerda al mar".

Y es que, en palabras de mi queridísima Alhana, experta en color y Bellas Artes: "Tiene el verdoso a aguas, como el agua transparente sobre las rocas, el azul calado, como el agua en la lejanía, y el punto bobo azul y blanco, como la espuma de las olas". ¡Toma ya!

Está claro por qué el mar está de fondo en las fotos, ¿no? Este chal lo pedía.

Una vez estrenado lo único que queda por hacer es seguir disfrutándolo y presumiendo de él.  Muchísimas gracias, Teresa, por contar conmigo en su testeo. ¡Es una maravilla!


  • Patrón: Chal Asturcón de Teresa Suárez-Llanos
  • Mi proyecto en Ravelry: Chal Asturcón
  • Dimensiones del chal bloqueado: 266 cm de largo x 94 cm de alto
  • Fotos tomadas por: Esmeralda Alonso
  • Localización: Tufia, Gran Canaria
14 de febrero de 2020
Con mucho corazón

Con mucho corazón

Tenía este proyecto pendiente de enseñar y con su temática la tentación era muy grande como para resistirme, así que  aquí estoy poniendo (aún más) corazones a este día y de paso dándole un pizco de mimo a mi blog que lo he tenido bastante abandonado. I love youuuuuu!!! XD

Lo que me está pasando últimamente es que empiezo proyectos, me pongo a tejerlos como si no hubiera un mañana y cuando me queda tan sólo esconder cabos para terminarlos... ¡empiezo nuevo proyecto! Y los casi terminados se quedan en el fondo de mi armario "indefinidamente".

Cuando entró en el armario era un simple cuello. Cuando salió lo hizo con esta mona tan sonriente. ¡Saluda, Juana!
Así que una vez rescatado ha sido cuestión de tenerlo listo en diez minutos para estrenar. ¡Dácil, recuérdalo, para cuando pienses escaquearte en tu próximo proyecto!

Creo que es el patrón con el que más me he divertido tejiendo hasta la fecha. Me resultó sencillo, pero al mismo tiempo muy entretenido con ese calado y viendo cómo iban apareciendo los corazones conforme iba avanzando.

En un momentín lo tenía hecho. Además con él me estrené leyendo gráficos, y debo decir que una vez aprendí... ¡¡¡boooo a las instrucciones escritas!!! XD


El resultado no me tiene muy entusiasmada (culpa mía, que se veía clarísimamente cómo iba a quedar una vez terminado), y siendo sincera, si no fuera porque el hilo es súper delicado y lo estropearía tiraría de la hebra y haría su versión larga, para poder darle varias vueltas y que quedara pegado al cuello.

Y es que a efectos prácticos no le veo utilidad. Porque un cuello que no me lo cubre, sino que queda por ahí colgando a su aire, pues yo eso así apenas lo uso. Que habrá gente que le encante llevarlo a modo de complemento, porque la verdad es que queda bonito, pero yo busco que abrigue.

Esto me tiene que servir de experiencia, que me entra todo por los ojos pero no me paro a pensar qué es a lo que realmente le voy a dar uso. ¡Aprendida la lección! (O no...)


Lo hice un pelín más alto (media repetición más que la indicada en el patrón) con la idea de que lucieran aún más los corazones y me tapara más cuello. Ejem y requeteejem. Léanse los párrafos anteriores.

De cualquier forma intentaré usarlo, aunque sea como "collar gigante", hasta que se me ocurra cómo hacerlo más llevable. ¿Tal vez un steek? Como Juana me oiga lo desaparece y adiós cuello, jajaja.

De cualquier forma Juana, mi Cuello Corazón y yo les deseamos... ¡Feliz San Valentín todo el año! Que el cariño no se ratea y se da siempre, ¿verdad? :P

16 de enero de 2020
Con menos de un ovillo

Con menos de un ovillo

Hace más de un año le hice la bufanda Dunaway a J, de la que sobró casi un ovillo (algo menos de 90 gramos). Durante todo este tiempo quedó aparcado en uno de mil múltiples cajones laneros (ejem) a la espera de su momento.

Y por fin decidí darle salida tejiendo algo para mí y que fuéramos ambos monísimos y perfectamente conjuntados.

Lo cierto es que este chal hace meses que lo terminé... Tal parece que me he dedicado a tejer y a tejer, pero poco a enseñar y enseñar. ¡A ver si cambio eso! Eso sí, no lo llamo “propósito “ que lo gafo.

¡Aquí una servidora, luchando contra el viento!
Tenía claro que quería usar un patrón en que la secuencia fuera corta y se repitiera a lo largo del mismo para poder dedicarme a darle a las agujas hasta que me quedara sin  hilo y así aprovecharlo lo máximo posible.

El resultado fue este chal, muy sencillito, al que añadí unos picots en su borde siguiendo las instrucciones de otro patrón de la misma diseñadora, el chal Frederica. 

Creo que podría haberme quedado aún más grande si hubiera estirado como correspondía en el bloqueo porque esta lana tiene bastante elasticidad, así que con la misma le doy  un segundo “lifting” en el siguiente lavado.

Contenta con el resultado y con mi conciencia un poco más tranquila ya que he liberado espacio en mi alijo lanero. ¡Yujuuuu! Sólo falta que no entren tres ovillos nuevos para "compensar" éste que usé, jajaja.

¡Ven aquí, torito! Mmm... Voy a tener que depurar mi técnica enseñando chales XD.


  • Patrón: Chal Uxia de Lucía Ruiz de Aguirre
  • Lana empleada: Malabrigo Mechita
  • Agujas: 4,5 mm
5 de enero de 2020
Calcetín Navideño

Calcetín Navideño

Todos los años por estas fechas me gusta hacer algún proyecto navideño,  así que cuando Belén de "Tejer en Inglés" propuso su calcetín me faltó tiempo para apuntarme al KAL.

El patrón se comienza desde la puntera, pasando por el talón y llegando hasta la parte superior que luego se dobla (toe up).

Muy bien explicado, con remisión a videotutoriales de la propia Belén que te facilitan aún más el tejerlo, así que éste fue un clarísimo caso de: “No eres tú, soy yo”, porque vaya trabajito que me dió tejerlo.


¡Hola! Soy un pajarillo que me he colado en la foto 🙊.
Me atasqué bastante en el talón ya que me quedaban unos agujeros bien grandes y “vistosos”, que sólo “se fueron” cuando apreté con todas mis fuerzas, tanto, tanto, tanto que los puntos apenas deslizaban por las agujas.

Con motivo del colorwork (que me estrené con él) descubrí que aprieto mucho más con la mano derecha que con la izquierda porque claro... con técnica nueva no podía yo tomar el camino fácil, no. Tenía que empeñarme en tejer con un hilo en cada mano.

Y vale que se va mucho más rápido y una vez te acostumbras ya tejes más relajada pero... ¿he dicho ya que  aprieto muchísimo con la  mano derecha?  Creo que tengo alma de "continental" XD.

La segunda sección de colorwork estranguló al pobre calcetín de mala manera (vamos, que quedó más estrecha que el resto del calcetín) así que tuve que deshacer y subir un número de aguja (a 5,0 mm) para compensar eso y que quedara parejo.

Y ya luego cuando llegué a la parte de punto bobo me estaba quedando demasiado flojo, así que otra vez a deshacer bajando el número de aguja (a 4,0 mm). ¡Pues sí! Estuve muy entretenida cambiando de una aguja a otra a lo largo de todo el calcetín.

Aparte de estos pequeños contratiempos, creo que no usé el hilo adecuado (algodón 100%). Quería aprovechar lo que tenía en mi alijo lanero, pero mi elección no fue muy acertada. El hilo se abría mogollón y le dió una apariencia de "mazacote" que no me termina de convencer.



¿A que me quedó un bloqueador súper discreto? Intenté salvar todo lo que pude de los dos flamencos 😜.
En cuánto al bloqueo no se portó mal, pero tampoco lo forcé demasiado. Hice una plantilla casera (gracias a MaEugeniaUy, que me dió la estupendísima idea en el KAL) con un mantel individual de plástico delineando el contorno del calcetín sobre él, y la verdad es que el apaño desempeñó bastante bien su función.

Como me preocupaba que del uso estirara  (y es que claro, necesito que aguante muchos regalitos, jajaja) le puse forro para que no se deformara con el peso. 

Usando la propia plantilla de bloqueo la cogí de molde para pasarlo a la tela. Le di margen de costura y ya simplemente fue cuestión de coser con la máquina de coser. El asa también la hice en tela, para que no cediera.


El interior taaaaaan navideño como el exterior 😉.
Pero oye, después de tanto "tejer y destejer" el resultado creo que es medianamente aceptable, ¿no? Ahora sólo tengo que elegir un lugar bien visible para colgarlo y que así los Señores de Oriente no se despisten y le den su merecido uso, jijiji. 

Que tengan un muy Feliz Año Nuevo, y cruzo dedillos para que los Reyes Magos les dejen muchos regalitos que seguro que se han portado muy bien.

  • Patrón: Nadal de Belén Fernández 
  • Mi proyecto en Ravelry: Calcetín Navideño
  • Hilo empleado: Drops Paris
  • Medidas del calcetín:  28x39 cm (con el borde superior ya doblado)
27 de julio de 2019
Yo soy ojimétrica

Yo soy ojimétrica

Yoooo soy ojimétrica 
porque Dácil me ha hecho asíii
porque nadie ha escalado mi patróoon
porque hacerme en talla S era un marróoon 
(Busquen la canción “Soy Rebelde”, de Jeanette, y lo mismo le ven sentido a esto que anda cantando mi chaqueta... o no).

Aviso a navegantes: Esta entrada debería llamarse algo así como "Todo lo que no se debería hacer para tejer una chaqueta". ¡Quien advierte no es traidora!

¿A que se ve monísima en la foto?
La primera vez que vi el libro del que saqué este patrón (lo pondré al final de la entrada) sufrí amor del bueno por él. Vienen proyectos tanto de costura como de ganchillo de estilo kimono (estoy dando pistas sobre su título, jeje) que entran mucho por los ojos.

Decidida fui a por el proyecto que más me gustaba: Chaqueta de ganchillo semicruzada con mangas de murciélago.


Pesaba que daba gusto la pseudochaqueta pero ahí estaba yo, aguantando como una campeona 😂.
Elegí aguja, elegí hilo y empezó la liada parda porque:

- El patrón venía en talla 38/40 (mismas dimensiones tanto para la 38 como para la 40). Al no ser mi talla, intenté respetar la forma del patrón pero adaptándolo a mis medidas. Complicado, pues no tenía ningún tipo de referencia para poder escalar. Vamos, digno del título de esta entrada. ¡A ojímetro total!

- El hilo que empleé... Metedura de pata detrás de otra. Primero, porque era 100% algodón así que conforme aquella cogía dimensiones yo sentía que iba cargando con una vaca en brazos. Pero es que además el hilo venía en ovillos de 50 gramos (75 metros). Cada dos por tres tenía que unir ovillo nuevo. ¡Malo, malo!

- Aparte de eso detecté unas cuantas erratas que me despistaron un pizco al principio:
  • El diagrama de muestra refleja tres cadenetas para el punto alto, pero también tres (cuando deberían ser cuatro) para el punto alto doble.
  • En las dos piezas del delantero es un poco confuso lo que se supone que es "R", pues en una de ellas parece que se refiere al alto de la pieza (en la otra ni siquiera aparece R), pero por el montaje entiendo que en realidad es el ancho de la misma, concretamente en su parte superior.
  • En el apartado de montaje donde dice "primero B con B de ambos delanteros", puesto que en ninguna parte aparece B y dada la disposición supongo que lo que quiere decir es "R con R". 

¡Hilos colgando por todos lados! Oh, yeah!
Cosas que intentaré NO volver a hacer con este tipo de proyectos:
- Elegir un patrón/ libro basándome exclusivamente en la estética.
- Adquirir patrones que vengan en una sola talla, y con explicaciones escuetas/ confusas (los de costura son al estilo).
- Adquirir hilo que resulte muy pesado (como algodón) y con pocos metros que encima me obligue a tener que unir nuevos ovillos con mucha frecuencia.

Ovillos súuuuper preparados para nuevas aventuras 😉.
Después de toda esta batalla lo único que puedo decir es que ella ahora mismo ya no "es" sino que más bien "fue". 

Siendo realista, con lo incómoda que me sentía por su peso jamás la hubiera usado. Además, la parte delantera quedaba más abajo que en el patrón original (nada descabellado siendo baja como soy) y se abría mucho en la parte frontal viéndose antiestética total.

Mejor le doy otro uso a los ovillos, que yo me quedo con mis conclusiones, de las que siempre aprendo y espero que a otras les valga mi experiencia inexperiencia, jijiji.

¡Muy buena semana para todas!

- Patrón: Chaqueta de ganchillo semicruzada con mangas de murciélago del libro "Kimono Style. Sew, Knit & Draw"
  •  A pesar de que el título está en inglés, en esta versión su contenido viene en español.
  • El término "knit" puede llevar a confusión, ya que los patrones que se proponen son a ganchillo. ¡Nada de calceta!
- Hilo: Drops Paris (¡Corred, insensatos!)
- Aguja: 4,5 mm

26 de julio de 2019
Me confieso cactusadicta

Me confieso cactusadicta

Flamel Cactus guarda un importante secreto. Y es que no necesita agua, tampoco luz (aunque le da gustirrinín echarse al sol todos los días), no envejece y lo más importante... ¡jamás se marchita su flor! 

¿Estará en posesión de la piedra filosofal? ¿La usará todas las noches antes de acostarse? ¡Flamel, cuéntanos tu secreto!


Cuélgame dónde quieras, que luzco mogollón ✌.

¡Hola a todos! Me llamo Dácil y soy cactusadicta. Es ver algo con esta temática y me vuelvo toa locaaaa. Así que cuando Gallimelmas enseñó su cactus para lápiz tuve flechazo total.

Tenía pendiente mandar un paquetillo a Alhana y me pareció un detalle gracioso que incluir, así que la sondeé un pizco sin dar a conocer mis intenciones, jijiji. Algo muy sutil en plan "¡Mira qué mono!", para ver su reacción. Tal parece que su reacción fue buena, ¿no?

Si hay algo que me encanta son los pequeños detalles, así que algo tan simple como esa flor me dejó toda emocionada.

¡Súper orgulloso de mi flor!

El patrón es sencillo pero cometí dos fallos bien gordos y hermosos: usé aguja de 3 mm en vez de la de 2,5 e hilo acorde con esa aguja. Y sí. 0,5 mm pueden marcar la diferencia en cuánto a tamaño. ¿Mi excusa? Quería ese tono de verde, y ningún otro, y el hilo era incluso más gordito que el que suelo utilizar...

Total que quedó más grande de lo esperado y su función de "adorno para lápiz" hubiera resultado una tortura constante incómodo para su dueña, ya que se balanceaba que daba gusto cada vez que quería escribir con él. Mejor de colgante, que así le dará más uso (espero).

La única modificación que hice al patrón fue darle una vuelta más a la zona del cuerpo, antes de la V9, para bordar la boca y que no quedara demasiado pegada a la maceta (porque era extremadamente importante para mí que fuera un cactus feliz, jajaja).


Alhana, sé que se te dan especialmente bien las plantas pero, ¿y el tiempo que te vas a ahorrar en mantenimiento con Flamel? XD Disfrútalo mucho, guapetona, que está hecho con mucho cariño 😘.

¡Que tengan un fin de semana estupendo!


- Patrón: Cactus para lápiz, de Gallimelmas
- Empezado y terminado: 18/07/19
- Hilos: Drops Safran y DMC Natura
- Aguja: 3 mm
- Ojos de seguridad: 6 mm
- Altura: 6,5 cm

15 de julio de 2019
Audrey Gacela

Audrey Gacela

Ahí donde la ven, tan mona e inofensiva, Audrey es experta en autodefensa, dominando una amplia variedad de disciplinas, como kárate y taekwondo.

Y es que, toda gacela que se precie debe saber defenderse para caminar sola por la peligrosa sabana... ¡y vivir para contarlo!


¡Hola, soy Audrey Gacela! Amante del rosa y las faldas con un pizco de vuelo.

Pero, ¿qué tenemos ahí? ¡Es el señor Cocodrilo, acercándose sigilosamente! ¡Cuidado, Audrey!


¡Vaya, vaya! ¿Será amigo o enemigo?

¡No pasa nadaaaaa! Ahí va Audrey en modo ninja hacia el señor Cocodrilo, precavida, hasta que conozca sus intenciones...


Andar siempre en faldas, por la selva, un día me va a salir caro. ¡Glups!

Y tal parece que las intenciones del señor Cocodrilo eran buenas (eso, o acababa de atiborrarse de comida antes de dar con Audrey, que también puede ser, jeje). Esto parece ser el comienzo de una bonita amistad 😜.


Este señorito y yo vamos a ser inseparables a partir de ahora. ¡Lo presiento!

Después de un parón importante en mi producción de amigurumis he vuelto a coger el ritmo con motivo de un regalín que quería hacer, así que aquí está el resultado... mi queridísima Audrey.


El patrón, como todos los de Yan, está muy bien explicado peeeero hay ciertas modificaciones que hice para que quedara a mi gusto (cuando hago regalos me pongo más maniática, aún, si no queda como espero):

- Partes internas de las orejas (inner ears): Partí de una cadeneta de 10 en lugar del número que indicaba el patrón, porque no me convencía que quedaran tan al límite de las orejas externas.

- Le hice un par de disminuciones a la falda en la vuelta de su cinturilla, porque le quedaba bailando salsa y no era plan que en medio de una de sus patadas voladoras se quedara con las vergüenzas al aire 🙈.


Debo decir que, en general, me cuesta mucho aguantar sin enseñar lo que regalo hasta que esté con su destinatario (no me gusta fastidiar la sorpresa y sé que me suelen "observar" por redes), pero en esta ocasión (no prometo nada para próximas, jijiji) aguanté como una campeona. ¡Bien por mí!

A por el siguiente, que ya enseñaré... ¡y muy buena semana para todos!


- Patrón: Audrey Gazelle del libro "Animal Friends de Pica Pau". También está en español, como "La Banda de Pica Pau"
- Hilos: Drops Safran y Drops Loves You 7
- Aguja: 3 mm
- Ojos de seguridad: 9 mm
- Altura: 34,5 cm
- Nivel: Intermedio
- En Ravelry
25 de enero de 2019
Retomando la calceta: Parte 4

Retomando la calceta: Parte 4

¡Síiiii! Por fin llegó el desenlace de mis andanzas en el "Taller de Calceta Nivel Cero Patatero", con el Jersey Multi, del cuál me siento especialmente orgullosa, porque... ¿han visto? ¡He tejido un jersey! ✌😂 ¡Después de esto me veo capaz de too!

Mi querido jersey tampoco escapó de adaptaciones aquí y allá, y ya saben que a mí me encanta marearles informarles con pelos y señales sobre todas ellas, así que... ¡vamos allá!




El primer tuneo fue en el cuello. Y es que he descubierto recientemente que soy muy maniática con ellos. Si tengo una prenda que me roza la zona, me siento súper incómoda. Sin embargo, si la trepa (vamos, el cuello alto de toda la vida, pero eso sí, sueltito, sin oprimir), pues lo tolero. Lo sé. Expediente X total.

Al caso, que veía que me iba a quedar muy arrente, así que amplié su perímetro en unos 5 cm. Lo que no sabía es que conforme vas tejiendo el propio peso del tejido hace que el cuello se abra, así que digamos que me quedó más amplio de lo esperado. Pero como no llego a enseñar hombro... ¡prueba superada!




Como la longitud del ranglán iba a determinar el ancho del jersey, me medí contorno de cadera (pues quería que el jersey me llegara hasta ella), asegurándome que el ancho que iba de ranglán a ranglán delantero (o trasero, pues son iguales), multiplicado por dos, se correspondería con mi contorno de cadera, y fui haciendo los aumentos necesarios hasta llegar a ese valor.

Que por cierto... Los aumentos que tienen mi jersey no son los del patrón original, sino que empleé otros, que por su estética me molaban más.

Y aquí es cuando empiezo a dar las gracias a Alhana, que con su infinita sabiduría tejeril me iluminó sobre cuáles usar y cómo adaptarlos al patrón:
Tenemos marcadores que delimitan cada ranglán. Pues yo lo que hice fue M1L justo después de pasar el marcador (ranglán) y M1R justo antes de llegar al marcador (ranglán).




El cuerpo, como era todo recto, se me hizo bastante aburrido, pero con él practiqué la maravillosa técnica de "tejer a la vez que ves la tele" (ya saben que aspiro a dominarla al 100%), y he descubierto que hay series perfectas para hacerlo, y otras que como lo hagas no te enteras de nada.  Con "CSI"  y "The Good Doctor" me fue muy bien 😎.

Cuando me tocó tejer el elástico del bajo me encontré conque con el número de puntos que tenía no podía hacer el elástico con la misma secuencia que el del cuello. ¡Súper faenón! Pero de nuevo... ¡Alhana al rescate! Su propuesta: hacer una disminución en cada costado (opción elegida), o aumento en  cada costado, y así conseguir que cuadraran los puntos.


¿Ven la disminución? Les doy una pista: está justo antes de la primera vuelta del elástico 😜.

Las mangas fueron las que hicieron que me atascara y tardara muuuuucho en terminarlo. Bueno... Más concretamente la segunda manga. ¿Existe el síndrome de la segunda manga? Yo desde luego lo viví, y me he propuesto aprender a tejer dos a la vez, porque esto no puede ser.

A estas alturas del patrón, yo ya estaba súper motivada aprendiendo cosas nuevas, así que cuando Alhana me propuso hacer las disminuciones a su estilo, para que quedaran simétricas y curiositas yo dije: ¡Síiiiiii!

Supón que ya has tejido los centímetros que correspondan sin disminuciones y vas a comenzar, por ejemplo, la vuelta 15:
- Vuelta 15: Tejes toda la vuelta como indica el patrón, y cuando falten 3 puntos para terminarla haces ssk y un punto del derecho.
- Vuelta 16: comienzas con un punto del derecho, luego k2tog, y el resto de puntos como indica el patrón.
Repites estas dos vueltas cada vez que quieras hacer las disminuciones, y luego sólo queda cantarles odas por lo monas que son XD. ¡Muy fan!


Aquí el resultado de las disminuciones en las mangas. ¿A que quedan potitas? 😍

Con la primera manga fui anotando las vueltas en que hacía las disminuciones para asegurarme que ambas quedarían gemelitas, pues los tramos sin disminuciones no siempre los dejaba igual de largos, y conforme iba tejiendo me la iba probando, para comprobar que me gustaba el resultado.

Al tejer las mangas, recuperando los puntos en espera, quedaron unas agujerillos nada estéticos en la zona de las axilas. Los oculté como buenamente pude con aguja lanera, empleando este tutorial, aunque la disposición de los puntos era algo diferente, y no me terminó de convencer el resultado. Seguiré investigando a ver si existe una forma más pulcra de hacerlo.

Y como al tejer en circular y cerrar los puntos queda un desnivel que se nota bantante, empleé esta técnica, con la que se disimula un pizco.


¡Hola, holaaa! Ahí está el desnivel, saludando 😝.

Y por fin el momento que he aprendido a disfrutar y valorar... ¡El bloqueado! Lo importante que llega a ser y la gran ayuda que puede suponer...

Me quedó una manga con su puño más ancha que la otra (cosas de no controlar la tensión) y el bajo pelín ajustado en la zona de la cadera. Pues con el bloqueado adapté las medidas... ¡y problema solucionado! Parece cosa de magia.

En mi caso, como me gustaban las medidas que había adquirido el jersey las anoté en un papel, para respetar esas medidas al bloquear y que no me quedara más largo o ancho de lo esperado.




Conforme he ido dándole a las agujas he aprendido cosillas que creo que son importantes:

- Identificar los puntos que estás tejiendo te facilita mucho la vida, porque incluso aunque andes despistadilla, te permite averiguar en qué parte del patrón te quedaste, y resulta mucho más sencillo detectar los posibles errores y corregirlos.

- La posición en que tejes influye totalmente en la tensión. Una manga la tejí echada, y otra sentada. Pues la que tejí sentada me quedó bastante más estrecha. Vamos, que en esa posición tal parece que aplico más tensión. ¡Vigila tu tensión, Dácil!

- Y la más importante de todas... ¡Quien tiene una amiga tejeril, tiene un tesoro! ¡Gracias, Alhana! 😘




Con mi maravilloso y adorado jersey doy por cerrado el curso, en su 10ª edición, y con "pelín" de retraso, que ya va por  la 12ª (Ejem...). ¡Muy buen fin de semana!


- Patrón: Jersey Multi de Lucía Ruiz de Aguirre, de su “Taller de Calceta Nivel Cero Patatero”
- Lanas: Cascade 220 Heathers
- Agujas circulares de 4,5 mm
- Proyecto en Ravelry