Pérez el Ratón Zombi

31 de octubre de 2018
Pérez era un ratón muy majo, aficionado a dar regalitos a los niños que mudaban dientes. Hasta que un día un hombre con muy mal aspecto y peor aliento... ¡¡¡lo mordió!!! ¿Se lo pueden creer? 

Desde entonces, por estas fechas, la noche lo llama a hacer diabluras, y él sigue sus instintos. ¡Cuídense muy bien en sus casas, pues el Ratón Zombi anda suelto, y lo mismo les hace una visita! 


¿A que doy miedo? Juas, juas, juas.
Aunque por aquí no celebramos Halloween, cuando vi este ratoncito tan mono (Pérez, no me pongas esa cara. ¡Lo eres!), no me pude resistir. 

Tejerlo, no me costó. Lo que me costó fue coser todas sus piezas. ¡Uf! Y es que todavía me da “vaguitis aguda” cuando toca esa parte.


¡Pequeño, pero matón!
Aunque no lo especifica, yo rellené todas las piezas del patrón con guata, excepto orejas y cola. 

El ojo de seguridad lo puse entre las vueltas 7 y 8 de la cabeza, y el tuerto a esa misma altura.

Y así... ¡Ratón Zombi al canto! Boo! ¡Qué miedo!

¡Pasen una noche estupenda!


Posando para la foto hasta parezco bueno. Pero no se engañen... ¡Soy mu malooo!

- Patrón: Ratón Zombi, de Mongoreto
- Hilos: Drops Saftan
- Aguja: 3 mm
- Ojo de seguridad: 6 mm
- Altura: 12 cm


2 valientes

  1. ¡Uy, qué miedo! Creo que no voy a poder dormir esta noche, le tengo mucho cariño a mi dentadura y seguro que viene Pérez a quitármela para que le dé una moneda... ¿o no era así? Menos mal que mañana se le pasa y vuelve a ser un ratoncito adorable... hasta el año que viene. ;-)
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era así, pero con sus nuevos instintos, lo mismo sí 🤣🤣🤣. Alhana, le voy a leer tu comentario a Pérez, que sé que le va a poner muy contento saber que sembró el terroooor. Por ahora lo tengo entretenido, evitando que haga fechorías. ¡Menos mal que mañana se le pasa! Un besote mío y mordida (pero con cariño, creo) de él.

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión. Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!