Mi Chal Pimpam Fiesta

9 de mayo de 2022

Una de las cosas que más me gusta de tejer chales es que no tengo que hacer adaptaciones. Me limito a seguir las instrucciones, ¡y a estrenar! Pero el último que había tejido resultó bastante grandote y las vueltas finales se me hicieron eternas. Seguía yo con eso incrustado en el cerebro, e inconscientemente los evitaba.


Entonces, allá por el año 2021 abro mi e-mail y me encuentro con un patrón de chal, regalo de Mónica de "Pim, pam, teje" a sus suscriptoras. La historia detrás de cada sección en el chal me llegó a la patata, chica sensible como soy: los bodoques, todas nosotras, individualmente; las cadenas, lo que nos une y nos hace fuertes; el encaje con forma de tejado, las casas donde todos nos reuniríamos celebrando, cuando toda esta situación con el dichoso bicho acabara. 


Espero que se aprecie bien las secciones, que mi réflex se me rebeló en medio de la sesión de fotos...

Déjenme decirles que es muy dura la vida de una canariona tejedora (😆😆😆), ya que nos vemos limitadas a la hora de elegir patrón y lanas, pues tienen que ser acordes al clima de la isla, que no es extraordinariamente frío incluso en invierno (al menos en la capital). No se imaginan lo largos que se me ponen los dientes cuando veo tantas posibilidades y tengo que descartarlas porque "¿Cuándo usaría eso?". Es un hobby, pero intento ser práctica.


El chal es perfecto para mí: tejido con lana finita (fingering) y el resultado chiquitín, nada aparatoso, ideal para llevarlo al cuello. Tengo otros dos chales de este tamaño y son los que más uso.



El chal no es difícil de tejer pero a mí los bodoques se me atravesaron (me estrené con ellos). Después de probar de varias formas la que mejor me resultó fue la de este tutorial, y aún así no quedaron del todo bien. ¡Tengo que seguir practicando!


En un primer momento los hacía con las agujas que empleaba para tejer el resto del chal (4,5 mm; creo que debería haber cogido un número más. El punto me quedó pelín apretado) pero me di cuenta que así el bodoque quedaba demasiado abierto y suelto y no lucía bien. Finalmente usé aguja de ganchillo de 2,75 mm que me pareció la aguja adecuada para esta lana fingering.


No lo suelo llevar así, pero como el broche es mono... ¡ea, a lucirlo! 😜😜😜

Más de un año después lo estreno, ya cuando "Summer is coming!". Lo que viene a ser un clásico en mí, vaya. El siguiente proyecto espero acabarlo a tiempo para esas noches de verano (... o no). ¡Muy buena semana!


  • Patrón: Chal Pimpam Fiesta
  • Agujas circulares: 4,5 mm
  • Aguja de ganchillo (para bodoques): 2,75 mm
  • Agujas circulares (para cerrar puntos): 5 mm
  • Lana: Malabrigo Yarn Sock, color 136 Sabiduria
  • Proyecto en Ravelry

4 valientes

  1. Muy, muy bonito y la asociación de situaciones con el tejido me ha gustado. BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Pilar! La verdad es que lo estoy usando bastante, aunque ya empieza a hacer calorcillo por aquí, así que en breve tendré que guardarlo. Pero como da igual el tiempo que pase siempre queda bien, el año que viene le daré más caña :). ¡Un besote y buena semana!

      Eliminar
  2. Me encanta, me encanta y me requeteencanta. Es un diseño que a priori (hay que meter latinajos siempre que se pueda) no me llama mucho la atención, pero una vez visto cómo te ha quedado me tienta muchísimo. Muy bonito el color que has elegido, además. Seguro que ya estás deseando que vuelva la temporada de frío para ponértelo otra vez. ;-)
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Alhana! El color se sale un poco de mi zona de confort, pero pega con otros que suelo llevar así que... ¡prueba superada! Siempre me pasa lo mismo, que me pongo las pilas cuando falta poquitín para guardarlo. Pero así lo estrenaré dos veces :P (y sí, ya estoy deseando que venga de nuevo el frío para darle uso). Un besazo. P.D. ¡Cede a la tentacióooooon! XD

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión. Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!