Humboldt Pingüino

octubre 10, 2017

Animalillo más sofocón que Humboldt Pingüino jamás he conocido. Bueno... Tal vez no se le pueda culpar, ya que viviendo tantos años en la Patagonia argentina, llegar de repente a mi isla, puede exigir un poco de adaptación, ejem. 

Pero es que ha acampado en el congelador de casa, y aparte que se come todo el pescado (de eso no me quejo, que la verdad es que a mí me tienen que obligar a comerlo), no me deja ni uno de mis helados. Y encima me ha salido fino, que él va a saco a por los Häagen-Dazs. ¡Y eso sí que nooooo!

Tendré que llevarlo a la sección de congelados del supermercado, a ver si así me da un pizco de tregua. Venga, guapetón, que te llevo ahora mismito.


Miren esa carita, de "yo no he roto un plato, y mucho menos me zampo toda tu comida"😁.

Este amigurumi, a día de hoy, creo que es el que más me ha costado tejer. Y no porque sea especialmente complicado, sino porque había que aplicar una técnica, la Jacquard, con la que no estaba nada familiarizada, en la zona de la cabeza (intercalando azul y blanco).

Según las instrucciones del patrón, en lugar de ir perdiendo el hilo que no estamos utilizando con el hilo que sí, aquí dejas  el hilo suelto, con bastante holgura, hasta que tengas que volver a retomarlo. Esto hace que sea más complicado darle la tensión adecuada en ese cambio de color.

Y es por eso que me he vuelto pelín loca, intentando dejarlo aparente. ¡Habrá que seguir practicando!




- Patrón "Humboldt Pingüino" del libro "El Mundo de Pica Pau" (técnica Jacquard en la página 64).
- Hilos: Drops Safran.
- Aguja: 3 mm.
- Ojos de seguridad: 7 mm.
- Altura: 15 cm.
- Proyecto en Ravelry.



¿Quieres seguir cotilleando? :P

6 valientes

  1. Humboldt es muy guapo pero me parece a mí que se pasa de caradura. ¡A dieta de verduritas congeladas con él! Verás como se le bajan los humos. ;-)
    La técnica Jacquard también se usa tejiendo a dos agujas para cambiar de color y nunca se me ha dado bien, no me extraña se sea la parte que más te ha costado, pero no se nota nada de nada. ¡Es un pingüino perfecto (si no comiera tanto)!
    Besotes a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nuria! Perfecto, perfecto no es (incluso dejando su estómago sin fondo a un lado😝), pero aún así ha salido resultón, el bandido. Me parece estupenda tu idea de la dieta de verduritas, y creo que voy a ponerla en práctica este fin de semana. ¡Que se prepare!😂😂😂

      Eliminar
  2. Menudo golosete!!! ¬¬
    Pero es tan lindooo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Patito Guerrillero! Sería aún más lindo si no se apropiara de polos ajenos, jajaja, pero con esa cara que pone es difícil ponerse seria con él :P.

      Eliminar
  3. Ostras, me he enamorado de Humboldt!!! Cómo mira el pollo, digo el pingüino!!!! Aunque tendríamos peleas con los helados de esa marca que no sé bien cómo se escribe. Me parece una maravilla de trabajo, Dácil, te aplaudo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nekane! El muy bribón los de marca blanca ni los toca, pero sobre nuestros helados preferidos... ¡se tira en plancha! Hay que reconocerle el buen gusto 😂.

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión.
Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!