Reseña: "Ami Ami Dogs" y "Ami Ami Dogs 2"

agosto 30, 2017

Cuando vi por primera vez estos libros, mis ojos hicieron chiribitas. Cuando vi los amigurumis tejidos con ellos, me dió un caso profundo de "amor del bueno". Y es que curiosear por Instagram y Ravelry, tiene mucho peligro.

Me volví loca, decidiendo sobre cuál de ellos comprar, pero como los encontré en Amazon a muy buen precio, al final me hice con los dos.
Aquí va mi reseña, por si les sirve, a la hora de decidirse.



Con él podrán tejer: chihuahua, corgi galés, shiba japonés, cavalier king charles spanier, perro salchicha miniatura, husky siberiano, labrador retriever, maltés, schnauzer miniatura, bulldog francés, beagle y carlino.

El libro comienza con unas fotos absolutamente preciosas de todos los cachorros, para seguidamente hablar de los materiales a emplear, y cómo afectan en sus dimensiones el grosor del hilo y la aguja.

Si bien no dispone de instrucciones escritas de cada patrón, sino gráficos con tablas de vueltas, se entienden estupendamente, y sí que viene un "paso a paso" para tejer el shiba japonés, que sirve de referencia para saber tejer los demás.
Al final del libro se encuentran las explicaciones de los distintos puntos empleados.

Además, te especifica en qué filas poner los ojos y nariz, y en cuáles de ellas va cada pieza del patrón, cuando toca unirlas (esto último no lo había visto nunca,  y me ha parecido muy útil, la verdad).

Según el animalillo que tejamos podremos hacerlo en varias posturas, atendiendo al patrón con el que estemos: de pie, sentado o echado (en general, varias de ellas, para un mismo perrito).

Pero si lo que queremos es usarlos como colgantes para móviles, también nos enseña cómo tejerlos con ese fin (los patrones son diferentes).

Y algo que me encantó... Pueden hacerles un hueso y un tazón, además de su caseta (esta última, en fieltro). ¡Súper curioso todo!




Con él podrán tejer: chihuahua, jack russell terrier, caniche toy, shih tzu, dálmata, papillon, boston terrier, bernés de la montaña, hokkaido, shiba japonés y bull terrier.

En este libro vuelven a aparecer dos razas que ya figuraban en el primero (chihuahua y shiba japonés), pero en sus patrones varían las posturas y los cambios de color, así que no son exactamente iguales.

En general, su dinámica es similar a la del primer libro. En esta ocasión muestra el "paso a paso" para tejer el jack russell terrier, y así tenerlo de referencia para el resto de patrones.

Pero sí es verdad que no tenemos ni hueso, ni tazón, ni caseta, aunque podremos transformarlos en  imanes, además de en colgantes para móviles (muy simpáticos, también).

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A día de hoy, no están traducidos al español, así que puede echar para atrás tener que adquirirlos en inglés (aunque ya les digo que mi inglés es súper básico, y no he tenido problemas para tejer a Peggy).

¡Saludaaaaaaa, Peggy Carlino!
Lo que sí es cierto es que les veo una serie de inconvenientes, que me gustaría que tuvieran presente, si ya les ha dado el culoquierismo, jeje:

- En ocasiones, el patrón de un determinado perrito te remite al de otro, para poder tejer ciertas partes, en vez de volver a reproducirlas en el que estamos trabajando en ese momento. Esto me parece un poco engorroso.

- Trabajamos con patrones en que el número de puntos por vuelta puede ser realmente reducido (para las patas, de 5 puntos bajos, por ejemplo), y esto puede resultar desesperante (sobre todo si no se tiene mucha práctica).

- Por su condición de amigurumi "pequeñajo" (dependiendo del hilo y aguja que utilicen), también puede resultar engorroso unir las diferentes partes del patrón.

¿Dónde está Peggy, que no la encuentro? (¡Ssssh! Hagan como que no la ven, que disfruta con este juego😜.)
Pero son taaaaaaaaaan adorables, que creo que merece la pena el esfuerzo. Y sus fotos están muy cuidadas, totalmente inspiradoras, para meterse en faena. ¡Dan ganas de hacerlos todos!

Así que yo, desde mi humilde opinión, les digo... ¡¡¡Hagamos una invasión perruna!!!

Y sobornemos con suculentos huesos, para que se comporten en las fotos😉.

A lo mejor también te gusta...

6 valientes

  1. Oohh ¡me encanta peggy! ¡¡Qué monada!!

    En cuanto haga la carta de los Reyes Magos pongo el título de uno de estos libros por si cuela ;-)

    Me quedo con ganas de ver más monerías perrunas jejeje.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Vanesa! Es revoltosilla, pero se lo perdono, porque es adorableee :P. ¡Sí, sí! Tú pídeselo a los Reyes, que con lo buena que eres, seguro que te lo traen, jijiji. Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. Peggy es monísima pero no sé yo si me atrevería con estos amigurumis tan pequeños, ya me cuesta lo mío centrarme con los grandes y no volverme loca al unir las piezas. Lo que más me gusta es que tengan la opción de hacer colgantes para móviles o llaves, me parece muy práctico y seguro que a más de uno le encantará llevar un perrito colgado del espejo retrovisor. Espero que a su nueva dueña le guste tanto Peggy como a mí. ¡Invasión perruna, guau guau!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nuria! A mí, en general, me vuelve loca (y no en el buen sentido, jajaja) unir las distintas piezas de un amigurumi, así que imagina, siendo tan chicas... Pero luego ves estos canijos tan monos, y se te olvida too. Supongo que a su futura dueña le gustará, siendo como es amante de los carlinos, pero aún así... ¡cruzo dedos! Un besote, guau, guau XD.

      Eliminar
  3. ¡Cuánta sabiduría que voy a desaprovechar...!!! Esa Peggy molaaaaaaa!!!!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nekane! Nunca es tarde para aprovecharte de esta "sabiduría" y embarcarte en el maravilloso mundo de los amigurumis, jijiji XD. Besooooos.

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión.
Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!