21 de marzo de 2017
Víctima de un flechazo

Víctima de un flechazo

Llevaba tiempo con ganas de probar los patrones de sobre. Los de Sewaholic tenían fama de ser perfectos para figuras periles, y aquí una servidora es ultra-mega-pera, así que lo tuve claro... Adquirí una buena colección. 

El problema fue... ¡¡¡que no sabía por dónde empezar!!! Pero, gracias a muchas de ustedes, al final me decidí por el Renfrew Top.




La cuestión era... ¿por qué hacerlo de forma sencilla, cuándo podía complicarme la vida? Obviamente, mucho más entretenido liarla parda.

Elegí el modelo C, ya que me tenía enamoradísima su cuello, pero yo y las mangas tres cuartos no nos llevamos bien porque, o me dan calor, o me dan frío, así que decidí alargarlas.

Hubiera estado interesante que las alargara lo suficiente, pero no. Al final tuve que modificar los puños también, tanto a lo largo como a lo ancho, para que quedaran aceptables. ¡Aaaaaaaaaaaah!




Se habrán percatado de que el cuello que luzco no es el del modelo C. Usé tela de puño en él, y malo, malo. Aquello daba un calor infernal. No me quedó más remedio que descoser y pasarme al modelo A.

Moraleja: Nunca mezclar tela gruesa con fina, para una misma prenda. ¡Y menos si con la gruesa hay que emplear doble capa!


Detalle del cuello. Al final sí que usé la tela de puño, jijiji.

Quería probar algo diferente, ya que me he propuesto con cada costura aprender algo nuevo, así que prescindí de la pretina, rematando el bajo a la vez que lo cosía. Para ello empleé la aguja doble.

El borde de la tela tiene que caer entre las dos agujas. De no hacerlo así, o no coges la tela, o la puntada no queda justo en el borde. Me gusta el acabado (aunque todavía tengo que depurar la técnica 🙊).





En base a mis meteduras de pata mi experiencia, consideraciones:

- Lo que comenté más arriba: no mezclar tela gruesa con fina, en el mismo proyecto.

- Si vas a emplear remalladora, modificar los márgenes de costura, ya que vienen incluídos en el patrón (1,5 cm). Eso, o te quedará pelín más floja de lo que corresponde, en las zonas en que emplees remalladora (mi caso).

- Si tienes brazos contundentes (mi caso), ampliar el ancho de las mangas. Tengo pendiente buscar un tutorial al respecto...

- El cuello y los puños son bastante amplios, con lo cuál la cabeza y manos pasan sin problemas, sin someter la tela a estiramientos. En definitiva... Podemos coserlos con puntada recta.

- Si quieres variar largo de mangas... ¡simplemente elige el modelo (A, B o C) con el largo deseado! Las mangas de los tres modelos son intercambiables. Además, los cuellos de los modelos A y C (cuellos redondos) también se pueden intercambiar. ¡Todo un mundo de posibilidades, oye!


Me dieron lata los puños, pero al final quedaron monos. Al menos eso es lo que me digo para consolarme 😅.

Conclusión final: patrón muy fácil de coser (sobre todo si evitas improvisaciones, ejem, y te centras en las instrucciones, que están muy bien), con buen tallaje y que sienta genial. Seguro lo repetiré, que tengo un cuello sin dueño.

- Telas flechazo y de puño: La Pantigana Shop.

Editado: Y esta monada se va como una flecha (jijiji) a Patrón-pedia.
En Patrón-pedia, aquí.
13 de marzo de 2017
Mariette quiere ver mundo

Mariette quiere ver mundo

Mariette es alegre, divertida, coqueta (esto último con letras mayúsculas)... y vegetariana. Sí, sí. La única vez que intentó comer pescado, le dió tal asquete (puaj, puaj), que no lo ha vuelto a probar.

Un día le pregunté, que a qué se debía esa obsesión suya con las pajaritas (nunca, nunca, nunca, sale a la calle sin una). Pues me confesó muy avergonzada, que casi se la come un ave rapaz, y que lo que la salvó, fue su maravillosa pajarita (y es que las pajaritas son muy indigestas).
Si encima le sientan divinamente, ¿quién es ella para oponerse a los designios del destino?

A Mariette le encanta cantar (cuando nadie escucha, que es muy tímida), y atusarse las plumas (¿he dicho ya que es coqueta?), pero lo que más le gusta, con diferencia, es viajar.

Es ver esta foto y venirme a la mente "El Señor de los Anillos". ¿Sólo me pasa a mí?
Así que imaginen, cuando le dije que me iba al Pirineo Aragonés... Fue despistarme un momento, haciendo la maleta, y ¡zas! Ya se había colado en mi bolso de mano. Con esos ojillos, mirándome, a ver cómo le decía que no 😁.

Mariette y su mirada persuasiva 😝.
El patrón de esta maravillosa diablilla pertenece al libro "Ganchillo con ternura" (yo tengo la versión francesa), de Sandrine Deveze.

Debo decir, que aunque el libro es estupendo, y trae unos amigurumis preciosos, desde mi punto de vista tiene una pega, y es que, en las imágenes, a veces los personajes vienen con determinados accesorios, y luego resulta que quieres tejerlos, y no aparecen en el patrón.

De esta forma, me vi con mi Mariette casi terminada... ¡¡¡y sin instrucciones para su pajarita!!! Pobrecita mía. Tranquila, guapa, tranquila, que yo te hago una. Al final, curioseando por el libro, di con Joséphine.
Lo que hice fue adaptar su pajarita un pizco (la hice pelín más pequeña): partí de 12 cadenas, e hice ocho filas.

Además de viajar, adora posar, así que hacemos un buen equipo 📷.
La única modificación que hice al patrón fue en los cachetes de Mariette, que los ganchilleé (simplemente tejiendo dos círculos).

- Hilos empleados en el pico: Anchor Freccia nº 6 y Drops Safran (si como yo, van a tejer con dos hilos a la vez, asegúrense de que uno de ellos sea muy finito, para que no haya desfase en cuánto al grosor, con el resto del cuerpo).
- Hilo de la pajarita: Drops Loves You 6.
- Hilo del resto de Mariette: Drops Safran.
- Aguja empleada: De 3 mm.

Y Mariette y yo nos vamos ya, que está haciendo muuuuuuuucho fresquete.