Desentrañando los misterios de mi remalladora

julio 17, 2016

No sé si les habrá pasado a ustedes, pero yo nunca tenía tiempo (es una forma bonita de decir que me daba muuuuucha pereza) de ponerme con mi remalladora, y entender su funcionamiento al 100%.

La compré, ajusté la tensión, y ea, a coser. Nada de plantearme para qué serviría esto o lo otro. Si cambiaba de tela, volvía a regular la tensión (al tuntún, como lo llamo yo), y otra vez a coser.

Llevaba tiempo queriendo hacerme una tabla, para dejarme de tanto "tuntún", así que aprovechando que estoy en un curso en el que esta semana te alentaba a trapichear con la remalladora, me dije: "Dácil, éste es el momento de desentrañar sus misterios", y eso es lo que he hecho... Trastear  y anotar mis descubrimientos. Ya enseñé mis desvaríos varios la tabla por mis redes sociales, aunque ahora es un poco diferente, porque la he ido perfeccionando con el uso (los parámetros que apenas modifico, los he puesto al final). Se la pueden descargar aquí ;). La primera hoja viene con relleno (mis valores), y la segunda está en blanco, para que cada uno pueda ir anotando los suyos.

Pero claro... Esos valores son orientativos. De una remalladora a otra, la regulación de la tensión puede ser distinta, variar la presión del prensatelas, y además hay que tener en cuenta que aunque hablemos de un mismo tipo de tela, su gramaje puede ser diferente. ¡Hasta el hilo influye! Esto significa que no podrán librarse de hacer un poco de trabajo de campo (juas, juas, juas, me río malvadamente), y tendrán que anotar sus propios valores. Si les resulta muy tedioso, limítense al "tipo de tela o tejido", "gramaje", y "tensión". Les ahorrará mucho tiempo, la próxima vez que aborden una tela de similares características. Si como yo, quieren ver todo lo que puede dar de sí, rellenen la tabla completita.

¡¡¡Venga, venga, vengaaaaaaa!!! ¡Empecemos!


Lo primero, para que no se me pierdan, es que descarguen el manual de instrucciones de mi remalladora. No sé hasta qué punto les valdrá a los que no tengan el mismo modelo que yo (Singer 14SH754, del Lidl), pero siendo como es, muy básica, creo que cualquier remalladora, como mínimo, tendrá los mismos parámetros a ajustar.

Empezamos enhebrando la máquina. Este vídeo, fue la Biblia para mí. Es bastante largo, pero merece la pena verlo. Yo ya les adelanto, que allá por el minuto 6 explica cómo enhebrarla. También pueden ver las instrucciones del manual, en su página 12 y siguientes (pero a mí siempre me han molado más los vídeos, jijiji).
Otra opción es aplicar el procedimiento de atadura (página 20 del manual), pero no me hagan trampas, e inténtenlo como en el vídeo. Al principio les puede parecer un tostón, pero de verdad, que no es complicado. Después de un par de veces, ya lo haces sin mirarlo.

Una vez lo tienen, y con mi tabla delante, vamos viendo cada parámetro:

1) Tipo de tela o tejido:

En mi caso, los resultados de todas las muestras los he conseguido empleando tejido de punto, pero ustedes pueden anotar algodón, lino, franela... Vamos, la que tengan entre manos.

2) Gramaje:

Es el peso de la tela/tejido por metro cuadrado (gramos/metro cuadrado), y es lo que hace, que en definitiva, una tela sea más fina que otra. Sería muy friki, incluso para mí, anotar el gramaje exacto de cada tela (aparte que no todos los vendedores facilitan ese dato cuando la compramos), así que yo decidí diferenciarlas así:
Bajo, para telas ligeras, adecuadas para el verano.
Medio, para telas de peso medio, de entretiempo.
Alto, para telas pesadas, ideales para el invierno.

Mi tela es de gramaje bajo (anotado en la tabla ;)).

3) Número de capas:

Yo sólo he trapicheado cosiendo dos (para coser los costados de una camiseta, por ejemplo), pero imaginen que están cosiendo los puños de un jersey. Tendrían 2 capas de tela de puño, más la capa del tejido de punto (tres en total), por ejemplo.

4) Ancho rueda:

Podemos regular el ancho de puntada, no sólo quitando una de las agujas (pág. 21 del manual), sino también con esa rueda negra de la foto. Pues el parámetro que anoto en ese recuadro, es el de la rueda.

¡Qué viva la pelusillaaaaaaa! ¿Se nota que según terminé de usarla me puse a hacer fotos? Ejem...
Su dial se mueve entre los valores de 3 mm hasta 4,5. Yo he trabajado con 3 y 4,5, aunque también podría haberlo hecho con 3,5 (pero por medio mm, pasé olímpicamente, la verdad).

Antes de empezar a girar la rueda, muy importante, desacoplen la cuchilla (aquí el vídeo; página 25 del manual), porque si no, cuando quieran aumentar el ancho de puntada... ¡aquello no se moverá!

Según giramos la rueda, se va desplazando una especie de barra blanca, que está justo debajo de la placa y que nos indica qué ancho es el que tenemos seleccionado. Si giramos la rueda en sentido horario, la barra blanca se desplazará hacia el 3 (disminuimos el ancho). Si giramos en sentido antihorario, la barra blanca se desplazará hacia el 4,5 (aumentamos el ancho).

Aquí la barra blanca marca 3.5. Y medio mm a la izquierda está el ancho mínimo, de 3 mm.
Y aquí la barra marca 4,5.
Recomiendo que se muevan dentro de esos valores (3 y 4,5), porque ya me ha pasado, que por darle a la rueda, hasta su tope, se atasca, y tela marinera, para que se mueva de nuevo. Llegado el caso, utilicen una llave Allen, como la de esta foto, para desatascarla. ¡Comprobado que funciona! XD

5) Tensión de los 4 hilos:


TAZ: Dial de tensión azul (regula la tensión del hilo de la aguja izquierda)
TV: Dial de tensión verde (regula la tensión del hilo de la aguja derecha)
TN: Dial de tensión naranja (regula la tensión del hilo del ojo-guía superior = áncora superior). Para mí que es rojo, rojo, rojísimoooooo, y no naranja, pero por no llevarle la contraria al manual...
TA: Dial de tensión amarillo (regula la tensión del hilo del ojo-guía inferior = áncora inferior)

Rellenando estos recuadros, además, sabemos si estamos trabajando con todos los hilos, o si sólo lo hacemos con algunos de ellos. Si por ejemplo no tenemos valor de TAZ, es que estamos cosiendo sin la aguja izquierda. Así que con este parámetro tenemos un "dos por uno" :P.

Antes de empezar a trastear con la tensión, asegúrense de que cada hilo esté bien ajustado entre los discos de tensión, porque si no, por más que suban o bajen los valores en el dial, no estaremos aplicando tensión al hilo.

Estos son los discos de tensión. El hilo tiene que pasar entre ellos. Si está bien metido, el hilo no lo vemos.
Éste es el parámetro más complicado de ajustar. Tendremos que ir moviendo los diales, hasta que la puntada quede equilibrada. El manual, en su página 35, da indicaciones muy buenas para hacerlo (aunque tiene una errata, de la que hablo por Instagram). Pero si como yo, son más de vídeos, en el que les puse más arriba (aquí) también explica cómo conseguirlo (en torno al minuto doce del vídeo).

6) Longitud de puntada (L):


Cuánto mayor sea su valor, mayor longitud de puntada. Después de probar todas las opciones, el valor que más me ha convencido es el de 2,5. Ni queda la puntada muy apelmazada, ni demasiado espaciada. Trasteen, trasteen, y decidan con cuál se quedan :P.

7) Ancho puntada:

Es el ancho del remallado (no confundir con el "ancho rueda", del punto 4)). Uséase, que con regla en mano, después de coser, medí el ancho de la puntada, y me dió dos valores, 6 y 7.5, dependiendo del que le hubiera dado al "ancho rueda".

8) Presión del prensatelas:


Echen una ojeada a la foto. Más concretamente, a las dos primeras muestras. ¿Si coso recto, por qué se curvaaaaaan? Pues damas y caballeros, por la presión del prensatelas. De fábrica viene ajustada para telas de peso medio. Pero... ¿de qué gramaje era mi tela? Pues bajo (ver apartado 2)).

Así que en la tabla di un valor de 0 (cero), a la que vino de fábrica (las dos primeras muestras, con curva), y de -6 a las dos últimas muestras de la foto.  Desapareció la curva, así que definitivamente era eso lo que fallaba.

Si miran mi tabla, verán que estas 4 primeras muestras de la foto se corresponden con las 4 primeras pruebas que reflejo allí, todas ellas con cuchilla. Quise dejar las 2 primeras, fallidas, para que pudieran apreciar la diferencia.

"¡Soy el rey del mundoooooo!" - dijo el destornillador, desde su posición privilegiada XD.
Colocamos el destornillador en el orificio, y lo encajamos en una ranura que tiene dentro. No hay pérdida. Se mantiene él solito. Ya luego, lo único que tenemos que hacer es girarlo.

Lo que recomienda el manual es (página 22) disminuir la presión para telas ligeras, y aumentar la presión para las pesadas. Y se queda tan ancho. Porque... ¿hacia dónde girar?
Pues ya les digo yo: en sentido antihorario para disminuir la presión, y en sentido horario, para aumentar la presión.

Cuando en la tabla pongo -6, esto quiere decir que he dado seis vueltas, en sentido antihorario.

9) Cuchilla:

Podemos coser con la cuchilla, o sin ella. Dependiendo de la opción que elija, varío mi guía de referencia para coser.

Con cuchilla
Con cuchilla, tomo como referencia el borde de la placa.

Sin cuchilla
Sin cuchilla, mi referencia serán esas marcas horizontales que tiene la placa. De no hacerlo así, al coser se dobla por el borde que da gusto, dando una apariencia súper antiestética.
Pero incluso de esta forma, algo se sigue doblando (aunque mucho menos), porque este tejido (de punto) tiene tendencia a enrollarse en los bordes.
Habrá que ver cómo queda con tela plana.

De cualquier forma, si te da respeto coser con cuchilla, por eso de que puedas liarla muy parda (que me lo digan a mí, que alguna escabechina he hecho), o simplemente porque estás con un patrón con mucha curva (con el consiguiente riesgo de que se nos vaya la mano con la cuchilla), ésta es una buena opción.

Éstas son las dos últimas muestras de la tabla (sin cuchilla).

10) R o S:


La posición S es la empleada para el remallado normal. La R se utiliza para coser dobladillo enrollado (página 28 del manual). Todas las muestras las he cosido con posición S.

Editado: Si quieren aprender a coser el dobladillo enrollado, en este vídeo explican estupendamente cómo hacerlo (lo sé, lo sé. Ya es la tercera vez que les remito al susodicho. ¡Es que no tiene desperdicioooo! :P), sobre el minuto veintitrés.

11) Diferencial:


El transporte diferencial se encarga de desplazar a determinada velocidad la capa de tela superior y la inferior. Si lo ponemos al 1 desplaza a la misma velocidad ambas capas, cosiendo como lo haría una máquina de coser (éste es el valor que he anotado en la tabla). Con valores superiores a 1, frunce la tela. Con valores inferiores a 1, la estira.

A efectos prácticos, sí que he apreciado el fruncido, pero no que estire. Intenté quitar la curva de las dos primeras muestras con él, pero se quedaron igual (como ya les comenté en el apartado 8), sólo conseguí eliminar la curva ajustando la presión del prensatelas).

12) Notas:

En ese recuadro... ¡Libre albedrío! En él anotamos lo que queramos. Yo en mi caso iba poniendo el aspecto de mi remallado, y en su caso, cómo mejorarlo.

Además anoté el margen de costura que hay que dejar para coser.
Cuando coso con cuchilla tengo que dejar un margen de costura de 1 cm.
Sin embargo, cuando coso sin cuchilla,  el margen de costura es el ancho del remallado (lo que en su momento anotamos como "ancho puntada", apartado 7)), aunque con esta tela, va fluctuando, ya que a veces pilla par de milímetros más de tela de los que corresponden, por eso de que se enrolla en los bordes. No es tan exacto como coser con cuchilla.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pues nada... Con esta entrada tan cortita (nótese el tono irónico, jajaja), ya tienen entretenimiento para la semana. ¡¡¡Hagan sus debereeees!!! XD

A lo mejor también te gusta...

53 valientes

  1. Que crack!! Me lo guardo en favoritos. Y tengo que hacer la muestra cómo tú, que lo del dobladillo enrollado de la pág 28 me ha dejado toda loca. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Esther! Yo también tengo que probar a coser el dobladillo enrollado, que fue lo que me faltó (andaba ya saturada, jajaja). Eso me recuerda, que en el vídeo de la muerte (al que cariñosamente llamo "la Biblia"), también explica cómo coserlo. Edito la entrada, para que lo tengan a mano. Muaaaaaaak.

      Eliminar
  2. Pero que trabajadora!!!muchas gracias!!!!
    la remalladora vieja , que lleva más de veinte años conmigo la utilizaba por sistema moviendo todo sin pensar
    Voy a tener que ponerme un día con la nueva a "juguetear " siguiendo tus pasos , porque aun la tengo como quien dice sin estrenar , y ya lleva tres años en el taller

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Anilegra! ¡Siiiiiiiii! Juguetea con ella, que seguro le sacas muchísimo provecho. Da pereza, pero una vez controlas, merece la pena. Un besote.

      Eliminar
  3. Nunca he sido de copiar cuando he estudiado, pero supongo que la sensación que siento ahora debe ser esa. Unos sentimientos encontrados. Por un lado me siento feliz de tener esta información sin esfuerzo alguno por mi parte y por otra parte me siento mal por no ser tan aplicada y hacerlo por mi cuenta...de todos modos me lo guardo como oro en paño!!!! Millones de gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, nada de sentimientos encontrados. Quédate con "el feliz"... ¡y trapichea con ellaaaaaa! Jajaja. Encantada de compartir la información. Un besazo.

      Eliminar
  4. Pedazo de tutorial te has marcado. Que cantidad de detalles. Genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Eva! Estrujé mis neuronas a tope, para no dejarme nada atrás (y al final, algo me dejé, porque tuve que editar, jajaja). Si algo no se entiende... ¡¡¡silben!!!:P Muaaaaaaaaaak.

      Eliminar
  5. Ayssss...me va a venir reqietebien....porque le tengo un miedo a la mía.....a ver si me pongo a ello....aunuq tendré que imprimir tu post y tenerlo pegado e ir subrayando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, no le tengas de miedo. Si te da un poquitín de respeto, cose sin la cuchilla, hasta que te veas más suelta con ella. De verdad que no es complicada de usar. Exige un poquitín de tiempo, para cogerle el truco, pero es tiempo invertido, porque una vez la dominas, vas a tiro hecho. Y por sus acabados, merece mucho la pena. ¡Ánimooooooooo y al lío! Un besazo.

      Eliminar
  6. Millón de gracias!!! Tomaré como muestra para acabar de hacer mi test (digamos que tengo hechas pruebas de algunas puntadas en sudadera, camiseta... Me falta en tela de algodón que casi siempre hago en la normal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial, Belén! ¡Uoooooooo! Súper aplicada. Yo, por ahora, sólo he rellenado la tabla para esta tela, pero espero coger la dinámica de seguir usándola conforme vaya cosiendo con telas diferentes. Tendremos que probar la tela plana también (al menos, para el sobrehilado ;)). Un besote.

      Eliminar
  7. Woooo menda master class! Yo me he saltado el texto pq sabes yo no tengo la singer y voy al tuntun , pero esta genial para quien tiene esta over. Muchas veces falta en internet reviews como la tuya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mary! Si es que el tuntún tiene su aquel, jajaja, pero ahora que he probado esto, lo prefiero. Realmente, con los manuales, deberíamos poder apañarnos, pero yo ya he visto en el mío que ciertas cosas están muy bien explicadas, pero otras vienen con explicaciones muy pobres. Espero que esta entrada ayude a cogerle cariñito a la remalladora (y a perderle el miedo). Un besazo.

      Eliminar
  8. Ole el salero! Si señora, menudo curre te has pegado... Mi remalladora es una rára, super básica y la uso sin cuchilla para evitar desastres. Pero en todo csso solo tuve paciencia para estudiar el enhebrado. El resto: ensayo-error, solo por no dedicarle un tiempito como has hecho tú. un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mary Carmen! Yo no sé por qué, asociaba "remalladora", con "con cuchilla", y ni me planteaba coser sin ella. Pero ahora que lo he probado... ¡sigo prefiriendo la cuchilla! XD Aunque por la integridad de ciertas prendas, en ocasiones coseré sin ella, jijiji. Muaaaaaaaak.

      Eliminar
  9. ¡Pedazo tutorial! Olé, olé y olé. No tengo remalladora (bastante es que me peleo con el zig-zag para hacer estas cosas y aún no le he cogido el truquillo) pero como nunca se sabe me guardo los apuntes para el futuro que seguro que me vendrán de fábula. Aunque si me da miedo la máquina de coser por aquello de la sensación de coserme los dedos no quiero ni imaginarme una que trae cuchilla incorporada, jajaja. ;-)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Alhana! Eso, eso. Tú guárdala, que lo mismo te pica el gusanillo, y te vuelves la orgullosa propietaria de una remalladora. ¿Sensación de coserte los dedos? Jajaja XD Mantenlos lejos de la aguja, y no correrán peligro :P. Un besazo.

      Eliminar
  10. ¡Ole, ole y oleeeeeee! Vaya pedazo de entrada que te has marcado. ¡Lo bien que me hubiese venido a mí este post cuando tenía la remalladora Silvercrest! Es una entrada completísima y creo que todo el mundo debería de imprimirla y tenerla a mano.
    ¡Vaya curro te has pegado pero veo que ha merecido la pena porque ya la tienes dominada! Felicidades :D
    PD: ¿Qué curso estás haciendo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Susi! Es verdad que la Silvercrest es pariente muy cercana de ésta, jijiji. Me parece que cambia la disposición de la palanca de subida y bajada del prensatelas, y poco más. ¡Ayyyy! Seguro que ya estás hecha toda una profesional, con tu remalladora nueva ;).

      El curso que estoy haciendo es éste, y la verdad es que en un primer momento estaba dudosa sobre si adquirirlo o no, ya que al saber algo de patronaje, de coser punto jersey y de usar remalladora, como mínimo el 50% del curso no me iba a resultar aprovechable. Aun así, como tenía una buena oferta de lanzamiento (38 euros), lo pillé, porque tenía curiosidad por ver cómo combinaba nociones básicas de patronaje con replicación de prendas. El lunes que viene empieza esa parte del temario, y estoy deseando llegar a ellaaaaaaaaa XD. Un requetemuak.

      Eliminar
  11. Jopeeeee, Dácil, que estoy de vacacionessssss!!!!! Me ha costado hasta leer la entrada entera, por lo exhaustiva que es. Vaya curro, guapa!!! aunque me viene tarde porque dejé aparcada mi Silvercrest ;-) En todo caso, enhorabuena por las instrucciones!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nekane, esto es como el cuaderno de "Vacaciones Santillana". Hasta en vacaciones tienes deberes :P. Una lástima que tuvieras que cambiar de remalladora. Dos estupendas costureras, dejando de lado su Silvercrest, me da qué pensar... ¿Saldrá peor que la Singer? Un besoteeeeeeee.

      Eliminar
  12. Impresionante tus explicaciones!! Muchisimas gracias. Tengo la misma remalladora y consulto mucho la biblia, ja,ja,ja. No se que le pasa a la mia que la puntada sale suelta y no doy con el tema, después de usarla un año. Voy a mirar con calma tus explicaciones que seguro que me ayudam, están genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Emma! ¿Dices que la puntada sale suelta? ¿Tal vez tienes las tensiones muy bajas? ¿Los hilos están bien metidos en los discos de tensión? Espero que la entrada te sirva, y averigües dónde está el problema. La Biblia es la Biblia, y con ella vi la luz,jajaja. Nunca un vídeo me resultó tan útil :P. Un besote.

      Eliminar
  13. QUE GENIAL!!! Me has adelantado muchísimo trabajo, Yo tampoco tenía "tiempo" para entender las instrucciones jiji. Gran aportación. MIL GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Laura! Yo llevo ya unos cuántos años con mi remalladora, así que ya iba siendo hora de que tuviera tiempo para ella :P. Tendré que controlarme, porque conociéndome, ahora llega el momento en que querré todos los prensatelas habidos y por haber para ella, jajaja. Un besote.

      Eliminar
  14. Oleeee por ese pedazo de tutorial, yo no tengo remalladora (salvo una vieja gloria que un dia os enseñaré con más detalle pero si me compro una procuraré que sea la misma! Yo también estoy de vacaciones santillana jajajaj haciendo muuuchos deberes para después poder enseñaroslooos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Sei! Creo que vi por Instagram tu "vieja gloria" (la baby lock), y si es la que yo creo, es absolutamente preciosaaaaaaaa. Seguro que ya la tienes súper controlada. Un besazo.

      Eliminar
  15. Tenemos la misma maquinita de lidl. Despues de algunos años de tenerla voy más o menos entendíendola pero con tu explicacion me has ayudado un montón. Voy a probar tus instrucciones ��. Millonesimas de gracias! !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Xandra! Creo que nuestra maquinita está estupenda en su relación calidad-precio, y si encima la dominamos, la amortizamos, aún más. Eso, eso, prueba, y para cualquier cosilla, por aquí ando. Un besote.

      Eliminar
  16. QUE CRACK !!! Tus explicaciones van a ser mi vademecum y el video mi biblia también.
    Muchisimas gracias!!
    Un besoo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti, jana! Creo que ese vídeo se va a convertir en la Biblia de unas cuántas costureras, jijiji. Un besazo.

      Eliminar
  17. Genial el artículo! y mucho mas ameno que el libro de instrucciones, dónde va a parar! Con tu permiso, me lo llevo a mi fanpage ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Sara! Llévatelo de paseo a donde quieras, que él se irá contigo encantado XD. Intenté que no resultara un tostonazo, pero siendo tan extenso... Es bueno saber que se puede leer sin que mueran de aburrimiento, jajaja. Un besote.

      Eliminar

  18. g-i-b-a20.11.16
    Brutal!!!! Yo también era de las de ir a la tun_tun... Ahora me tendré que esforzar un poquitín y tocar botobes, palancas y tornillos!!!! Pero con este tuto sabré qué toco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡g-i-b-a, gracias! ¡Uyyyyyy! El tuntún es muy tentador, y muchas serán las que hagan uso de él, jijiji🙊. Toca sin miedo, que la remalladora está para eso, y en nada seguro la tendrás dominada. Un beso.

      Eliminar
  19. Hola chicas soy nueva por aqui,me he comprado una remalladora hace unos días y no soy capaz de enhebrarla,necesito ayudaaa,jaja,y mira que he mirado los videos de internet y nada,que negada soy,ademas no funciona ,a ver si me explico que la aguja no se mete hacia dentro como si estuviera bloqueada,que puede que lo este pero yo no he encontrado ningun boton para desbloquearla,de pena,jajaj.a ver si alguien me ayuda,porfa,besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dices que no funciona? Si no hace mucho tiempo que la compraste, yo iría a que me cambiaran la remalladora por otra nueva. Una cosa es que no sepas enhebrar, que aprendes y ya (¡No eres negada! Simplemente estás empezando, y es normal que andes despistada, que todo es nuevo para ti😉), y otra diferente que simplemente no funcione... ¿Tienes Facebook? Existe un grupo por allí, llamado "Ayuda Con Mi Overlock", en el que personas que saben muuuucho más que yo, a lo mejor te pueden ayudar. Un besote.

      Eliminar
    2. Gracias por responderme,ya la devolví pero me fastidia por que no habia mas,asi que tendre que esperar a que la pongan otra vez en el lid,con el tiempo que llevo cosiendo y no tengo una,seguro que el dia que la pruebe ya no quiero otra,jajaja,besos

      Eliminar
    3. Bueno... Es un fastidio que la hayas tenido que devolver, pero si desde el principio te estaba dando problemas, pues era lo mejor. Si hay algo que tienen los del Lidl, es que la sacan religiosamente, así que ¡paciencia! Piensa que cuando la consigas, la cogerás con muuuuuuuchas ganas, jajaja. Un besazo.

      Eliminar
  20. Hola! No sé si podrás ayudarme, mañana devulevo la mia de LIDL, no consigo que la aguja izquierda coja tensión, queda floja y por más que muevo la rueda nada. He henebrado, cambiado de hilos... llevo una semana intentándolo... :(

    Sabes qué me puede pasar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una semana? ¡Uf! Imagino el nivel de ofuscación. Pues Ana, aparte de lo que comento en la entrada (comprobar que el hilo esté bien ajustado entre los discos tensión), no se me ocurre nada más. Supongo que ése no es el problema, si has probado a enhebrarla varias veces, y siempre es el hilo de la aguja izquierda el que te da problemas de tensión. En fin... Mucho ánimo, y a ver si das con el problema.

      Eliminar
    2. Hola, guapa, no se que hacer si mi pregunta ya te ha llegado, tengo una remalladora del lild me ha funcionado bien... Pero le he cambiado los hilos y ha empezado a romperse los hilos que van en las agujas. He enebrado montón de veces...Ayudameeeee, GRACIAS

      Eliminar
    3. ¡Hola, holaaaaaaaa! No sé por qué sale sólo este comentario, porque a mi correo han llegado dos tuyos... Si tu remalladora funcionaba bien hasta que cambiaste de hilos, es que posiblemente el problema está en ellos, en los hilos. ¿Has probado con otros, para comprobar si también te los parte? A mí una vez me ocurrió, que comprando los que siempre usaba, de marca específica, en otro color, se me partían. Eran específicamente esos, que no sé por qué daban ese problema. Por otro lado... ¿No serán de algodón? Los de algodón tienden a romperse con facilidad. Usa de poliéster. Espero que puedas solucionarlo. ¡Buen domingo!

      Eliminar
  21. Gracias, por tu buenisma explicación, me he comprado la singer HD854, la estoy probando, estoy algo liada, la tela fina o linera, no hace la labor bien, despide la tela y hace media labor en la tela y la otra parte de la labor fuera, he probado apretando la tensión del premsatelas y tensiones de los cuatro hilos, la labor es de 4 hilos, ya sale algo mejor pero no bien. Me puedes ayudar. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, anpe! Me temo que no tengo ni idea de cuál puede ser el problema (a mí no me ha pasado... todavía:(). Espero que puedas solucionarlo. Besos.

      Eliminar
  22. Buenos días, Soy Santi, y soy nueva en esto de la remalladora, y me gustaría saber que tensiones o cómo tengo que hacer para que el remallado me salga pequeño, es para remallar un pantalón de un niño de dos años. Gracias de antemano. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comenté más arriba, no puedo recomendar unos valores concretos de tensiones, porque varían atendiendo a la tela, hilo empleado, presión del prensatelas, calibrado de la propia máquina... Allí tienes una tabla para descargar, con mis valores, orientativos, por si quieres guiarte de ellos ;). Por otro lado, en el apartado 4) hablo de la regulación del ancho de puntada, para hacerla más estrecha o más amplia, para aquellos que tengan mi remalladora. Si empleas otro modelo, ya ahí me pierdo. Consulta el manual, que seguro especificará cómo hacer la puntada con menor ancho posible. ¡Buen sábado!

      Eliminar
    2. Muchas Gracias, probaré con la tabla.

      Eliminar
  23. Simplemente un chaleco salvavidas en mi costura. Muchísimas gracias por tu esfuerzo. Te tendré en mi página de inicio para releerte a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Sofía! Si te ayuda a meterle mano a tu remalladora, yo encantada. Un besote

      Eliminar
  24. Espectacular!! Seguía el manual, pero tu explicación ha sido fantástica! Aunque aún no estoy clara en cuál es la diferencia de ancho de puntada (punto 4) y ancho del remallado (punto 7).
    Slds,
    S.lugo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! En el punto 4) hablo de la rueda negra de la remalladora, que hace que podamos variar parámetros de 3 a 4,5 (tal y como se ve en la foto, en la placa hay tres marcas, de izquierda a derecha: la primera para valor 3, la segunda para 3,5 y la de tercera para 4,5). Con esa rueda conseguimos variar la anchura del remallado, de tal forma que sea más estrecho (cuando le damos el valor de 3) o más ancho (si le damos el valor de 4,5). En el punto 7), de lo que hablo es del resultado del ancho de la puntada, al remallar. Es decir, si giro la rueda hasta que marque un valor de 3 (punto 4)), como resultado obtengo un ancho de remallado (de puntada) de 6 mm (punto 7)). Si giro la rueda hasta que marque un valor de 4,5, consigo un ancho de puntada de 7,5 mm (punto 7)). No sé si con esto te lo dejo más claro, o te estoy liando más. Ejem... Espero que lo primero. Un besote.

      Eliminar

¿Habemus comentarios? Que sí, que sí, que sí, que se merecen una olaaaaaaaaa, porque me encanta leerlos, y me hacen muchísima ilusión.
Pero los comentarios para autopromocionarse, y los manifiestamente ofensivos... esos se autodestruirán en ¡tres, dos, unoooo! ¡Boom!